Enero es la mejor época del año para visitar las cataratas del Niágara

Las cataratas ofrecen una visión distinta según en qué momento del año las visites. No es lo mismo hacerlo en pleno verano que en invierno, ya que en la última temporada el panorama está más despejado y los colores y contrastes cambian.

En momentos invernales, por el contrario, la visión es mucho más elegante y pacífica que en otras épocas del año. Aunque esto hace que la visita a las mismas sea distinta según el gusto del turista, enero no deja de ser una época atractiva para visitarlas.

Si quieres ir a Canadá por motivos más profundos, como el estudio, puedes hacerlo dentro de nuestro sitio, apuntándote a nuestra sección web para estudiar en Canadá.

Finaliza el invierno

El Winterlude, una temporada en la que se realizan multitud de actividades de invierno, y que incluye la parte más ruda de esta temporada en Canadá, está por concluir durante los mediados y finales de enero. A su vez, el clima cambia.

Esto hace a los fines de enero e inicios de febrero los meses más atractivos para el visitante casual, ya que combina dos elementos importantes. El precio más económico y, a su vez, un ambiente menos hostil, con las cataratas descongelándose.

Mes barato

La razón por la que las visitas a las cataratas se vuelven económicas entre diciembre y febrero son que, al ser una temporada muy fría y habiéndose congelado buena parte de la laguna adyacente, hay menos afluencia turística.

En general, durante estos tiempos lo común es la realización de turismo urbano, pero no te dejes engañar. La temporada alta empieza en marzo y se prolonga hasta mayo. Pero ya desde febrero, en algunos casos, empieza el deshielo.

Esto hace a las cataratas estar en una situación muy particular a mediados o fines de enero, con un panorama único, pero además, con precios altamente accesibles.

El panorama del hielo

Si las cataratas se han descongelado lo suficiente, hay una gran posibilidad de que disfrutes de las actividades que generalmente están limitadas al verano. Pero si este no es el caso, no te desilusiones, ya que aún hay más cosas por hacer.

Por ejemplo, la temporada invernal puede ser la más favorable para que hagas una petición de matrimonio en las cascadas.

Cosas que puedes hacer

Si el deshielo es suficiente, podrás realizar una emocionante visita en barco, el cual se aproxima a las laderas de las cataratas. Los paseos y la circulación en la zona adyacente a las cascadas también son una buena actividad, en caso de que el clima no permita lo anterior.

En todo caso, siempre será una actividad asombrosa el estar frente a esta formación natural y disfrutarla, y para las personas dedicadas al senderismo, a la espiritualidad, o simplemente quienes huyen del barullo de la gente, esta temporada es idónea.

La escasa circulación de turistas en este momento del año permitirá que la pases bien sin tener que tropezar con gente, o que haya demasiado ruido alrededor.

Recomendaciones

Aún cuando se esté terminando la parte más alta del invierno canadiense, puede decirse que aún en principios de febrero o mediados de enero se está en pleno invierno. Las temperaturas subirán un poco, es cierto, siendo posible que suceda el deshielo, pero nunca está demás estar debidamente precavido.

Lo que esto significa es que resulta prudente que, por ejemplo, te vistas correctamente al momento de realizar la visita, lo cual implica llevar ropa abrigada, tener cuidado con resbalones, entre otras cosas. Recuerda que estás frente a un lago en el que pueden suceder caídas.

Por otra parte, tampoco conviene que te arriesgues a enfermarte usando un tipo de ropa que no es en absoluto aconsejada dada la temporada del año en que nos encontramos.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by WordPress Popup