Cómo adaptarse a Montreal, mi nueva ciudad

La historia de un nuevo inmigrante latino en Montreal

Llegar a un nuevo sitio siempre es difícil, sea otra ciudad, otro país e incluso una fiesta en la que no se conoce a nadie. Pero a medida que el tiempo pasa, esa angustia inicial va cesando.

Cuando llegué a Montreal no hablaba nada de francés. Frente a los mostradores, a los gestos cordiales, a simples preguntas y a las diligencias, me ponía nervioso. Siempre había pensado que el francés era una lengua muy difícil, y aunque no es tan sencilla (sobre todo la gramática) a medida que me habituaba a ella en el día a día, los nervios e ideas preconcebidas sin razones, se me fueron pasando.

Montreal de Noche. Montreal Downtown. Montreal Centre-Ville

Quizás una tarde, comprando algo en un “dépanneur”, cuando pronuncié unas palabras que sentí extrañas, nada mías, me di cuenta de que comenzaba a acostumbrarme. Eso me agradó y en las semanas siguientes aprendí a reconocer lo que más me gusta: la música monótona de esta nueva lengua. Así, las diligencias, relaciones, y demás cosas de la vida cotidiana, pasaron de ser fuente de angustia a convertirse en fuente de placer.

Pero el idioma no es lo único a lo que hay que acostumbrarse en otro sitio. Al comienzo no lograba entenderme con la puntualidad y exactitud del transporte público de acá; todos los horarios están fijados de antemano y puestos en las páginas de las líneas y paradas, al igual que las rutas de cada bus (cada uno tiene un número).

En Venezuela casi siempre me dejaba el último autobús que volvía a casa, entonces los pasajeros debíamos caminar juntos hasta una línea de taxis y organizar viajes colectivos; ya me había habituado a esa flexibilidad, y quizás por eso me costó tanto acostumbrarme al principio acá, aunque ahora he aprendido a jugar con la rigidez de los horarios y las rutas, de modo que con un mínimo de orden casi siempre me desplazo tranquilamente.

Hay otras cosas muy distintas, a las que no es tan difícil acostumbrarse, más bien todo lo contrario, uno las recibe con los brazos abiertos. Yo no estaba habituado a la diversidad cultural, siempre me habían dicho esa frase del “choque de culturas”, pero estando acá ya no la repetiría, porque en Montreal es muy difícil que las culturas “choquen”. Más bien cada quien va descubriendo en sí mismo qué le gusta del otro y qué no, pero sobre todo como un inmigrante más, una parte de esta masa diversa que habita la ciudad. Así que cuando en el autobús hay un filipino, un croata, un mexicano, una china, dos árabes, tres belgas, etc., no percibo ningún “choque”, y eso es algo invaluable a lo que si se tiene la disposición, uno se adapta con facilidad.

Sedav Banner

También eso trae consigo otra de las adaptaciones más sencillas: degustar los cientos de sabores y sazones de las distintas latitudes que confluyen en Montreal.

Aquí siempre va a haber un espacio para los amantes de la comida peruana, de la comida italiana, de la comida española, árabe, china, venezolana, y pare usted de contar porque sino ya se abre el apetito.

Acá no va a haber un solo día en que se extrañe el gusto de la tierra de origen, pues los automercados están abastecidos para satisfacer a casi cualquier paladar, al igual que los restaurantes.

Con todos estos balances y matices ya la lengua me parece lo de menos. Sólo lo importante prevalece.

Es domingo. Espero en la parada al autobús. Una pareja hindú llega con su pequeña niña en brazos quien llora porque no le gusta la chaqueta que la apresa. Su padre la sienta en un banco, a su lado una señora mayor, blanca, con el pelo teñido pero las raíces canosas, la observa. En su rostro se reflejan años de sufrimiento acumulados, los labios apretados, muy fuerte, reteniendo las palabras. Riendo, la niña toca el banco con las manos, como si fuera la primera vez que se aproximase a la realidad. La señora también se sonríe conmovida desde lo más profundo de ella misma, seguramente pensando en francés o en inglés. La madre de la niña habla en una lengua hindú por el celular también sonriendo, la niña balbucea sinsentidos en ninguna lengua, y yo registro la escena en español.

Este domingo la ciudad me enseña a oír el lenguaje más allá de las lenguas, el diverso idioma del corazón que hace más sencillo aclimatarse.

Aquí todos son bienvenidos.

Si usted tiene alguna duda sobre este tema o quisiera compartir sus experiencias , le invitamos a dejar su comentario al final de la página.

De igual manera le invitamos a suscribirse a nuestra Comunidad Me Mudo para mantenerse informado de las noticias, curiosidades, datos de interés, cambios de leyes y demás información pertinente sobre Canadá. ¿Cómo puede suscribirse?  Muy fácil!  Solo completando el formulario que se encuentra a continuación y dándole click a Inscríbase, estará formando parte de nuestra Comunidad.

Los esperamos!

Hasta la próxima,

Miguel Chillida.

Share This:

Opt In Image
Sea parte de nuestra Comunidad

8 comentarios sobre “Cómo adaptarse a Montreal, mi nueva ciudad

  • el Abril 23, 2015 a las 11:20 pm
    Permalink

    Quiero vivir en Canadá es mi anhelo desde hace mucho tiempo pero quiero saber de una manera segura y rápida.

    Gracias por su atención
    Soy Colombiana

    Respuesta
    • Alejandra Thode
      el Mayo 8, 2015 a las 3:47 pm
      Permalink

      Hola Marcela, buenas tardes!

      Existen varios mecanismos para obtener una visa que te permita vivir en Canadá; uno de ellos es el trámite de una residencia permanente que si bien no se obtiene rápidamente, es la visa que te otorga más beneficios.

      Creería que las formas más rápidas son: conseguir un sponsor o empleador en Canadá para que puedas tramitar una visa de trabajo, o hacer la solicitud de una visa de estudio.

      La manera más segura es haciendo el trámite a través de la Embajada; también puedes contratar los servicios de una empresa de asesoría en inmigración que te garantice una buena organización de tu dossier y una buena asesoría en todos tus trámites.

      Espero que este respuesta sea de tu agrado y te ayude un poco con tu inquietud.

      Saludos!

      Respuesta
  • el Junio 5, 2015 a las 2:33 pm
    Permalink

    Vivo hace 12 años en Montreal, si te queres venir es super facil el tramite si tenes un titulo universitario! En el 2003 y 2004 llegamos de a miles los argentinos que hoy nos acriollamos aca! No hagas los tramites via embajada, hacelos por Quebec o Manitoba que son un chiste!
    Quebec es muy parecido al dia a dia de argentina, y te acostumbras al toque, no te dejes asustar con el frio, que si te gusta disfrutar de la vida lo vas a querer tanto como al verano!
    Suerte
    Martin

    Respuesta
  • el Marzo 5, 2016 a las 10:57 am
    Permalink

    Hace dias lei un articulo de una persona que no se adapto y no se quizo adaptar y hablaba mil cosas malas, sobre el invierno, las personas y su comida. Yo simplemente no ne pude contener por que me parece que es una persona muy toxica, compartire con ustedes lo que les puse y diganme si tengo o no razon ” No es fácil para nadie irse de su país, el problema es adaptarse. El tiempo que te tardes en adaptarte y ver las cosas de otra manera será el tiempo que serás miserable, y esa es la palabra correcta, si le preguntas a un Canadiense que se va a Venezuela seguro pensara ” esta mierda de calor, hay ratas y cucarachas por todos lados, perros y gatos callejeros, y motorizados a mas no poder” para ellos eso será un país de mierda y para nosotros sera nuestra tierra querida. No a todo el mundo le va mal. Cuando llegas a un país tienes que quererlo como si fuera tu propio país, ya que si no lo aprecias tu vida sera una miserable. Saber a donde te vas y tener en cuenta que uno se va por voluntad propia.. Uno decide llevar la vida que uno quiera… Este tipo es toxico y por tipos como este, muchas familias pensaran que sus hijos, hermanos o familiares estan pasandola mal a mas no poder.. Quizas si, quizas no, eso solo lo sabra la familia de cada quien . Solo le diria algo este pana.., no des lastima y respetate…”

    Respuesta
  • el Mayo 31, 2016 a las 10:32 am
    Permalink

    hi , siempre he tenido en mente irme a canada ya que he escuchado buenas cosas de alli, pero tengo algunas inquietudes con el visado al llegar , el tiempo de duración y que haría en caso de esperar, me han dicho que si voy a canada con mi titulo universitario el gobierno de alli me proveera un trabajo y una residencia, tambien me han dicho que si voy a canada no puedo volver a mi pais de origen en un periodo de 4 años, y que alomejor deba estudiar un año mas en canada porque quizás mi titulo universitario no esta al nivel del canadiense, quiero saber si eso es verdad o como es en realidad , espero que me ayuden, esas cosas me están haciendo dudar un poco. Gracias

    Respuesta
  • el Julio 23, 2016 a las 8:15 pm
    Permalink

    Sobre el comentario de Robin, es cierto que es dificil para todos salir de nuestros paises y vaya que pasamos momentos dificiles, lejos de la familia y en climas cambiantes por no hablar de la diversidad cultural que es ya impactante, pero bueno es parte del proceso…a unos nos lleva mas tiempo que otros ubicarnos, social y profesionalmente …pero tambien he sido testigo de historias exitosas como de otras muy negativas y duras, cara a cara con gentes , familias que tienen ya cerca de 10 años de residencia y se quejan terriblemente del sistema, aun cuando ellos estan bien y han hecho ya inversiones de vida, propiedades etc…te dan toda la mala energia de lo dificil que es todo aqui y de lo mal que la pasaron ..apesar que ya se han estabilizado …siempre remarcando lo negativo..uff que gente toxica como dice robin, ..en verdad no estan felices sino amargados y consciente de su miseria…abusan de los demas, …acto seguido, ellos le hacen la vida miserable a otros que como yo recien llegue hace poco a estas tierras…… rápidamente, uno evalua las cosas, experimenta la dureza de los primeros tiempos, pero entiende que es cuestion de tiempo avanzar y que no todo es tan malo, sino que hay mucho de bueno….aqui en canada las cosas toman tiempo y eso me lo ha dicho cada consejero social que me ha hablado y aconsejado tomar el tiempo de aprender bien los idiomas, tal vez un nuevo estudio etc…Pero lo que es lastimoso, es que muchos que ya estan aqui, que un dia llegaron con infulas de grandeza y clasistas cuyo deseo era ser tratados como jefes de una malogren la experiencia de los nuevos con tal egoismo y abuso…conclusion: tan solo te enseñan como no debes vivir, y que si bien no es facil adaptarse, al menos el sistema te apoya para mientras impulsarte, asimilarte a lo nuevo y llegar a las oportunidades. Gracias a Dios he recibido más hospitalidad de las personas originarias de estas tierras que de mis compatriotas…aunque no son todos por supuesto. Yo tengo mucho que agradecerle a este pais, que me ha dado la oportunidad de recomenzar una vida beneficiar a mi familia de apoyos que en mi pais nunca tendria, brindarles seguridad y una vida sencilla pero digna al poco tiempo que tengo aqui. Hay que ser agradecidos y evaluar las situaciones en su justa medida. El sistema, si, esta diseñado para apoyar y que luego retornes el favor, pero eso, es justo..Finalmente, no es ético quejarse y menos cuando has venido por tus propios pies, por ello agradezco nuevamente el apoyo que recibimos los inmigrantes que estamos haciendo todo lo posible por adaptarnos de manera exitosa pero sobre todo feliz a este gran pais.

    Respuesta
  • el Noviembre 26, 2016 a las 11:11 am
    Permalink

    Hola vivo en Perú y me gustaría vivir en Canadá ya que es un país que te brinda grandes oportunidades de cumplir tus metas , no solo para uno mismo si no que también para nuestros hijos , me gustaria saber si hay alguna enfermera que pueda guiarme para saber que necesito para homologar mi titulo. gracias .

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by WordPress Popup