Canadá se compromete a afianzar la lucha contra la violencia de género

Al igual que el resto de las formas de este problema, Canadá registra estándares bastante bajos en lo que atañe a la llamada violencia de género, pero esto no hace a sus efectos menos dramáticos en el cuadrante general de los hechos, ya que cada día 3.000 mujeres se alojan en refugios escapando de ella.

Todo esto ha hecho que la preocupación en lo que respecta a este tema se pronuncie, en especial teniendo en cuenta que en el país no existe una ley que, específicamente, condene a los victimarios y de cobertura a las víctimas.

Recuerda que si tienes intenciones de ir a Canadá, en particular con el objetivo de sostener tus estudios allí, puedes hacerlo a través del siguiente enlace: click aquí.

 

Canadá, poca violencia

En general, se puede decir que Canadá es de los países del mundo que menor porcentaje de violencia registran, y eso incluye a la violencia de género. Sin embargo, este tipo de problemas continúa siendo materia de discusión a nivel gubernamental, y se ha hablado abundantemente de ella últimamente.

Esto se debe a que Canadá ha tenido muchas dificultades para integrar una ley que satisfaga todas las demandas de los partidos. Esto, con la llegada del partido Liberal, debió cambiar, pero aún continúan muchos desafíos.

El partido Liberal

El partido Liberal es el que ha gobernado Canadá desde hace algo menos de 5 años. Justin Trudeau, quien preside el gobierno, se ha referido en recientes declaraciones al problema, señalando que hay que “poner fin a esta tragedia nacional y a desarrollar un Plan de acción nacional”.

Estas palabras son una evidente invitación a la concertación nacional en virtud de formar un acuerdo que permita, por un lado, el acomodo de una carta de leyes a las necesidades concretas del problema, pero también a que los partidos conservadores se sumen a la iniciativa.

Leyes específicas

Uno de los problemas que generalmente entrañan este tipo de asuntos, es que se hace necesaria la formación de paquetes de leyes que interpelen una serie de estamentos de la sociedad: desde el trabajo hasta la vida íntima pasando por el acompañamiento sanitario.

Es decir, que además de la creación de leyes que condenen a los maltratadores, es preciso la creación de entidades específicas que atiendan a las víctimas, dando el debido apoyo psicológico en aras de ayudarla a superar al trauma ocasionado.

Mucho por hacer

Como ya se mencionó, Canadá carece de estos recursos porque no ha habido acuerdo interparlamentario ni ejecutivo para su concreción. Esto tiene muchísimas causas, entre las cuales vale apuntar la expectativa de que este problema no inmiscuye a los canadienses.

Y es que pese a que generalmente se problematiza entorno a este tema como uno de los asuntos íntimos más graves del país, se sigue teniendo la esperanza de que, al ser Canadá una sociedad tan pacífica, estos problemas no son graves en la sociedad.

En este sentido, posiblemente la reputación del país interceda muy negativamente, ya que al no ser percibido como algo que debe tratarse, pocas veces aflora el tema en los debates públicos.

El futuro

Las palabras del actual presidente de Canadá ofrecen un haz de luz en la solución de este asunto para los canadienses, ya que parece existir una voluntad política real para el arreglo de este problema a nivel general.

Las Naciones Unidas han instado a la materialización de estas leyes y a la creación de órganos de apoyo a Canadá, y siendo este un país extremadamente subordinado a los Derechos Humanos, es previsible que estos “empujones” estén acelerando un cambio en las perspectivas políticas del país.

Es posible que, antes del término de su segundo mandato, el partido Libera, encabezado por Justin Trudeau, acabe formulando las iniciativas necesarias en esta materia.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by WordPress Popup